Reto del reciclaje con los nuevos contenedores de tapa blanca

Con la llegada de los contenedores de tapa blanca a las calles para depositar allí los materiales aprovechables, la ciudad comenzó a dar los primeros pasos en busca de facilitar la labor de los recicladores.

Para comenzar, “han servido para que se vea menos basura en la calle”, dice. Advierte, sin embargo, que muchos de los residuos que ellos recuperan están contaminados porque los ciudadanos arrojan todo tipo de desechos, lo que les afecta el trabajo.

Muchos de ellos señalan que es bueno que los depósitos estén ubicados en un sitio específico pues ahí pueden encontrar plástico, cartón, vidrio, papel, entre otros materiales que son vendidos en las bodegas de los diferentes sectores. Y esto les reduce los tiempos de desplazamiento de un lugar a otro.

“La misión del contenedor es la de almacenar el material reciclable para facilitar su recolección. Esta misión depende en gran medida en la separación que se haga de los materiales de reciclaje antes de depositarlos en el contenedor. Si este paso no se realiza correctamente, el contenedor de tapa blanca se convierte, automáticamente, en un recipiente con la misma función de su compañero más grande de tapa negra. El esfuerzo de recolección separada se pierde y el sistema, como se pensó inicialmente, no funciona. Y este es el escenario que está ocurriendo”, advirtió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *